Venezuela pasó del fútbol irreverente al contraataque

Dudamel volvió al fútbol defensivo añadiendo velocidad/ FVF
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La identidad del fútbol venezolano había estado en el limbo. Nadie sabía a que jugaba la selección nacional hasta que el médico trumatólogo, Richard Páez, asumió las riendas de la Vinotinto en 2001 y le confirió un estilo que enamoró al país.

El fútbol de toques cortos, pases al pie, desbordes por las bandas y paredes para llegar al arco rival con un juego combinado produjo el boom de la Vinotinto. Llegaron las victorias nunca vistas, incluyendo el histórico Centenariazo 0-3 ante Uruguay, que dejaron huella. Con César Farías, Venezuela cambió de estilo. Apostó al repliegue, al pase largo efectivo y a sacar el jugo a las acciones de pelota detenida.

Con Noel Sanvicente hubo un intento fallido de retomar el fútbol irreverente de Páez, pero con más presión defensiva y verticalidad. Una rebelión de los principales referentes del equipo culminó con la renuncia del técnico. Dudamel siguió el camino de Farías añadiendo velocidad por las bandas. Peseiro intentará recuperar el fútbol asociado e irreverente.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados