Luzardo tiene todo para brillar como abridor

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El peruano-venezolano Jesús Luzardo no sintió la presión de ser uno de los serpentineros más prometedores, según MLB Pipeline, desde los entrenamientos primaverales. Una vez que llegó a las Mayores en septiembre, el lanzador de 21 años no decepcionó.

Luzardo lució como un veterano en el 2019. Desde su recta de 98 millas por hora hasta su efectivo cambio, Luzardo dejó a los Atléticos ansiosos por ver de lo que es capaz en una temporada completa.

En medio de la lucha hacia la postemporada, Luzardo lanzó solo 12 entradas de relevo, pero todas en situaciones importantes. Dejó efectividad de 1.50 con 16 ponches y solo otorgó tres boletos, lanzando múltiples entradas y registrando un “hold” o salvamento en cuatro de sus seis presentaciones.

“Fue un factor importante en las partes finales de los juegos”, dijo el mánager de los Atléticos, Bob Melvin. “Luego de apenas una presentación, cuando salía al juego, no nos preocupábamos por anotar, porque sabíamos que él haría su trabajo”.
Por muy emocionante que haya sido su llegada a las Mayores, el 2019 fue apenas un aperitivo. En el 2020, el zurdo comenzará en la rotación de los Atléticos.

¿Qué salió bien?
Luzardo se adaptó rápido a las Mayores. En su debut el 11 de septiembre, dominó a la potente alineación de los Astros, retirando a nueve de los últimos 10 rivales que enfrentó. Lo que hizo a partir de allí lo hizo merecedor de un puesto en el róster de postemporada para el Juego del Comodín ante los Rays.

Incluso cuando en un par de ocasiones no contó con su mejor control, encontró la manera de escapar de las situaciones de apremio.

¿Qué salió mal?
Las lesiones pusieron en duda su capacidad de lanzar este año. Aunque estaba encaminado a ganarse un puesto en la rotación, una distensión muscular que sufrió en su hombro izquierdo una semana antes del comienzo de los Entrenamientos Primaverales lo mantuvo apartado tres meses. Regresó en junio a las menores, pero volvió a perder tiempo por una distensión de Grado 2 en su lateral.

De cara al 2020, los Atléticos no creen que Luzardo, quien también se sometió a la cirugía Tommy John en el 2016, sea un jugador propenso a las lesiones. Sin embargo, discutirán si tendrá o no un límite de entradas lanzadas.

Mejor momento
Luzardo no le huyó a los momentos importantes. Fue uno de los puntos positivos de la derrota de los Atléticos en el Juego del Comodín ante los Rays, ponchando a cuatro en tres entradas en blanco de relevo.

“Estaba nervioso, pero una vez comencé a calentar se fueron los nervios”, dijo Luzardo. “Ya cuando saqué el primer out estaba bien”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados