Babe Ruth fue el rey de los jonroneros en MLB a los 26 años

El poder del Bambino revolucionó el deporte. Foto: AP
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Un 18 de julio de 1921, Babe Ruth, toletero zurdo de Yankees de Nueva York, disparó el cuadrangular 139 para convertirse en el mayor jonronero de todos los tiempos en las Grandes Ligas. Dicho liderato de por vida duró hasta 1974.

El beisbol de principios de siglo pasado se caracterizó por el contacto y la velocidad en las bases. Era la época de la “bola muerta” en la que los lanzadores eran expertos en manipular la pelota para hacer efectos increíbles.

Por eso la gran estrella en esos tiempos fue Ty Cobb, quien acumuló 4.189 imparables en su carrera y robó 897 bases entre 1905 y 1928. De paso se despidió con .323 de average en 352 veces al bate.

Pero llegó Ruth, nacido el 6 de febrero de 1895, para cambiar el estilo de producir en el beisbol. La historia es bastante conocida de su debut con Medias Rojas de Boston en 1914 como lanzador, y su transformación como gran bateador cuando pasó a Yankees de Nueva York en 1920.

Ya en 1918, el “Babe” logró 11 jonrones más 29 al año siguiente y ¡Sorpresa! fue líder en cuadrangulares, número inaudito para entonces. El público no estaba acostumbrado a ver la pelota superando la cerca de los jardines.

Por eso es que Ruth, un 18 de julio de 1921, a los 26 años y con 139 batazos de vuelta completa, se convirtió en el líder de todos los tiempos. Fue ante Tigres de Detroit en el desaparecido Nevin Field y adivinen quien estaba en la cueva de los felinos: Cobb, quien presenció como su estilo de juego era desplazado en el favoritismo de los aficionados por la fuerza bruta del cuadrangular.

Tres mil aficionados pagaron por ver esa hazaña. Y eso fue cambiando porque el público comenzó a idolatrar a los jonroneros. Las características de Ruth dieron paso a otros como Lou Gehrig, Jimmy Foxx, Hack Wilson y otros fortachones, para establecer en los equipos la necesidad de contar con un toletero (o varios) con estas características.

El resto es conocido. El “Bambino” se convirtió en el principal símbolo de las Grandes Ligas, lo rescató del desprestigio surgido por la Serie Mundial de 1919 y el caso de los “Medias Negras” de Chicago y cambió el beisbol.

Ruth terminó con 714 jonrones al retirarse en 1935. Se necesitaron calendarios hasta el 8 de abril de 1974 para ser desplazado por Hank Aaron, quien dio el 715 ese día. A su vez la marca de este último duró menos tiempo porque en 2007 fue Barry Bonds quien pasó a liderar de por vida esta categoría y la dejó plantada en 762.

Ahora abundan los peloteros pendientes de “elevar la bola” para ver cuan lejos llega y ser la base de grandes contratos. Siempre, aunque no lo quieran, basado en lo que hizo un pelotero gordo y muy talentoso hace cien años.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados