El cinismo de Kovalev

AFP
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Somos seguidores del boxeo desde nuestros días de estudiantes de bachillerato. Hemos escrito de él por lo menos desde los últimos 50 años. Y en base a ello podemos asegurar que luego de un tan prolongado tiempo nos resulta imposible recordar si alguna vez antes de ahora habíamos leído unas declaraciones más desfachatadas que las ofrecidas hace un par de días por el ruso Sergey Kovalev, excampeón del mundo semicompleto de la OMB, referidas a su pelea del pasado 2 de este mes contra el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez, quien lo noqueó en once asaltos en el MGM de Las Vegas para adueñarse del cinturón de las 175 libras.

El púgil euroasiático, cuya carrera está por finalizar, suponemos, tuvo el cinismo de decir que había accedido a medirse al “Canelo” por el dinero que le pagarían, $3 millones, y reveló que no se encontraba suficientemente bien preparado para el compromiso. En su mensaje en las redes sociales expresó que “…las personas que creyeron que ganaría son unos ignorantes de este deporte…” Por si pudiera quedar alguna duda, subió a la cima del Everest del descaro al indicar que “sería una tontería rechazar una propuesta económica (como esa) y por supuesto que acepté.” Luego dijo que las condiciones a las “que fui colocado…era imposible que ganara… estaba agotado por los tres combates anteriores y ante Saúl Álvarez no tuve la fuerza para vencerlo a golpes fuertes con la derecha”.

Poco después Kovalev se apresuró a eliminar lo escrito quizás por darse cuenta del desaguisado o, sencillamente, porque algún allegado le hizo ver el despropósito. Hay también quienes piensan que el destronado monarca dijo lo que dijo con la intención de restar méritos al triunfo del azteca en el penúltimo asalto de un combate en el cual el retador estaba ligeramente en ventaja 96-94 y 96-94 con una tarjeta nivelada 95-95. El KO impresionante de Álvarez le permitió ganar su cuarta faja mundial, pues poseía ya la de los medianos (WBC y FIB), el supermediano (WBA) y un tiempo atrás había ganado el de los superwelters.

A nuestro juicio Kovalev se ha hecho acreedor a una severa sanción por su falta de deportivismo y muy especialmente por la burla a los aficionados presentes en el local y a los de PPV que pagaron por una “pelea real”. Pero muy en particular se mofó del boxeo como deporte y de sus autoridades. Que lo menos que pudieran hacer es retirarle la matrícula de boxeador.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados