El futuro del ciclismo está en manos de la pandemia

El gran evento se hará este año con dos meses de retraso. Foto: AFP
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Aunque la UCI prepara el nuevo calendario para el próximo 5 de mayo, la ilusión por volver a las competiciones sigue chocando con la realidad de la pandemia.

Publicidad

Los gobiernos del mundo anuncian desescaladas, los profesionales van a volver a entrenarse en libertad con condiciones, pero un virus invisible dará y quitará licencias para correr.

El Tour tiene ganada su posición como prueba sagrada en el firmamento ciclista. «Hay que salvar el Tour». En eso coincide todo el mundo en torno a este deporte.

Todas las miradas están puestas en la competencia, pero desde el Gobierno galo se dejan las cosas claras: prohibida toda manifestación deportiva de más de 5.000 espectadores antes de septiembre.

La «grande boucle» empezaría el 29 de agosto, al filo de la norma.

Según el Ministerio de Deportes, el anuncio del primer ministro galo, Édouard Philippe, «no impone la anulación del Tour», a diferencia de lo que sucede con la temporada de fútbol, que no podrá reanudarse.

Pero los organizadores del Tour saben que será la evolución de la crisis sanitaria la que determine el futuro de carrera.

Por su parte, Jean Pitallier, expresidente de la Federación francesa, considera que «el Tour de Francia no debería disputarse. «Ya fue cancelado durante las guerras , y se levantó».

Continúa el sueño del Tour, el Giro y la Vuelta esperan. El próximo martes se conocerán las fechas de salida y llegada.

Las dos se han quedado sin su punto de partida en el extranjero. La carrera rosa no se lanzará de Budapest y la ronda española se despidió el miércoles del proyecto holandés.

Los cambios serán obligados. La Vuelta se quedará en 18 etapas y comenzará en Irún, localidad que hubiese sido en condiciones normales la salida de la cuarta etapa, cuando el pelotón hubiese regresado del periplo neerlandés.

Javier Guillén, director de la Vuelta, anuncia que tratará de mantener el guión establecido en las 18 etapas, sin cambios notables, y sin preocupación alguna por el factor meteorológico teniendo en cuenta que será una ronda norteña.

La Vuelta trabaja con normalidad «con el convencimiento de que habrá carrera», proclama, quien no deja de admitir que » todo dependerá finalmente de las condiciones sanitarias.

«Si hay dificultades en los meses de la Vuelta habría que suspender, como se han suspendido otros eventos».

Giro, Vuelta, clásicas y otras carreras del World Tour esperar su turno para colocarse en el calendario, otras se bajan del almanaque. Tal es el caso de la Vuelta a Alemania, Vuelta al País Vasco, Clásica de San Sebastián…los últimos que se han despedido hasta 2021.

EFE

Publicidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados

Publicidad
×
Publicidad
×