Camiseta 10 | Memorias del fútbol on line

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La pandemia ha cambiado los ritmos de vida, y con él, los hábitos de la gente. Ya nos hemos ido acostumbrando a las labores típicas del hogar, y a hacer entre las paredes tareas que ni nos hubiéramos imaginado.

Así las cosas, ahora Jorge “zurdo” Rojas, ese gran lateral izquierdo de los días de Richard Páez como tutor de la selección Vinotinto, se dispone a dar clases de entrenamiento en casa para los jugadores confinados por la nueva situación.

Ejercicios de mantenimiento, estiramientos, gimnasias, todo con el fin de mantener la forma para cuando haya que salir a la cancha a sudar la camiseta… Jesús Candelas, considerado el mejor entrenador de futsal del planeta y antiguo técnico de la selección de Irán, también se une al clamor de los futbolistas encerrados.

El español, quien ha cambiado los métodos de preparación establecidos, es ahora, como   Rojas, “director técnico on line de laptops y computadoras”…  

Porque día a día nos hemos asombrado, y algunas veces reído en el mejor sentido, de las ocurrencias unas veces insólitas y otras veces rocambolescas de los atletas en sus casas.

Es una preocupación, un viaje a lo desconocido, un hacerse la inquieta pregunta: ¿cuándo se va todo a reanudar? Porque, ¿volverán los jugadores de cualquier deporte a ser lo mismo que fueron antes del parón tipo coronavirus? ¿Regresarán aquellas condiciones de excepción después de las ausencias? ¿Cómo sentirán en sus pieles el contacto con las canchas y gramados, será como aquella sensación de los turistas cuando llegan a un país desconocido? Vaya usted a saber… 

Acto de fe: Pocas veces abordamos las actuaciones y las vidas de jugadores, a menos que sean venezolanos. Empero, nos llaman la atención las revanchas de aquellos que, luego de estar fuera de sus equipos han vuelto para decirle al mundo que ellos siguen vivos.

Esto lo decimos por Marco Asensio, el atacante del Real Madrid que después de casi un año de ausencia, y cuando ya muchos pensaban que no iba a volver o que si lo hacía no iba a ser aquel que había prometido con su fútbol grandes jornadas, entró a la cancha ante el Valencia y en solo treinta segundos, sí, treinta, marcó un gol y dibujó una actuación que envió las dudas al país de los olvidos.

Asensio, metáfora de la superación, sentido figurado del dulce regresar, pareció decir, con su celebración de desquite, con sus brazos en alto, aquí estoy, he vuelto para que sepan que tengo las armas intactas. Para quien ahora escribe, admirador de los perdedores y los olvidados, ha sido un hecho formidable, un retorno al sentido de vivir y un acto de  perseverancia dirigido hacia aquellos a quienes ha abandonado la fe en los hombres.

Nos vemos por ahí.      

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados