En La Pelota | De Buck Canel para los periodistas del BB

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Si coronavirus y los culopicosos lo permiten, esta columna cumplirá en octubre, 60 años prestando servicio a los lectores de lunes a domingo.

“Manejar automóviles es como hacer el amor. Todos pensamos que lo sabemos hacer… Pero no es verdad”… Club de la Comedia.-

 -o-o-o-o-

 Compañeros periodistas…: Si van a cubrir este año juegos de Grandes Ligas, prepárense a una vida muy diferente a la tan agradable, que hemos disfrutado tradicionalmente. Covid-19 lo ha cambiado todo, y no tenía por qué ser una excepción, nuestro trabajo.

Por ejemplo, en los palcos de prensa de Yankees y Mets solíamos concentrarnos más de 100 periodistas. Ahora, debido a la distancia entre uno y otro, aceptarán solo 35.

Eso obligó a los equipos a anular el valor de la credencial de la Major League Baseball Writers Association, con la cual se podía entrar a todos los parques, y a emitir credenciales diarias, las cuales deben solicitarse no menos de 48 horas antes de cada juego, día tras día, y solo a través de credentials.mlb.com.

Por supuesto, también hay reglamentaciones para los días de práctica de los equipos. Los periodistas acreditados podrán entrar al parque solo 30 minutos antes de comenzar los trabajos, y deberán abandonarlo 90 minutos después de finalizada la última conferencia de prensa.

Antes de recibir las credenciales, cada periodista será sometido a un obligatorio examen médico, que incluirá, entre otros detalles, toma de la temperatura y una serie de preguntas.

Todos deben usar mascarilla y no podrán ir a otro sitio del estadio, diferente al palco de la prensa. No se servirán comida, como era costumbre en los 30 parques, pero sí botellas de agua y cada quien puede llevar sus alimentos.

A los palcos, ubicados a considerable altura, puede llegarse por la escalera mecánica, y también en

ascensor, pero con solo una persona por viaje.

Tómenlo filosóficamente. No hay alternativa. Los quiero mucho, Buck.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados